Poliamida

La poliamida se puede encontrar de manera natural en materiales como la lana o la seda, pero que también se puede producir de manera artificial en forma de fibras sintéticas. La fibra sintética más conocida popularmente es, sin duda alguna, el nailon. Sin embargo, si se siguen determinados procesos de fabricación, las poliamidas pueden dar otras fibras muchísimo más resistentes a la tracción, como el Kevlar, o al fuego, como el Nomex.

 

Nylon

Gracias a sus múltiples ventajas, el nylon es un material que ha sabido imponerse, sobre todo, en la industria textil. Sus ventajas frente a otro tipo de fibras no sintéticas son, por ejemplo, que no es susceptible de sufrir ataques por parte de polillas, no necesita ser planchado y es una fibra textil elástica y muy resistente. Además, si ha sido tratado previamente se pueden suprimir sus dos debilidades principales, que son la fragilización y el cambio en el color si se expone a la intemperie. Con todo, a pesar de que su protagonismo en la industria textil es indiscutible,  también se utiliza el nylon para fabricar otros utensilios como peines, mangos de cepillos de dientes, etc.

Lo mismo sucede en el caso del polyester, material con el que también trabajamos. El poliéster también se utiliza mucho en la producción de ropa y de otros productos como, por ejemplo, botellas de plástico, tuberías, pinturas, etc. Es decir, que no sólo lo podemos encontrara en forma de fibras de tejido de prendas de vestir, sino que también se utiliza como recubrimiento de láminas y planchas de todo tipo. Esto se debe en gran medida a su gran resistencia a la humedad, los productos químicos y las fuerzas mecánicas.

Otro hilo de fibra sintética es la rafia. Fabricado a partir de polipropileno trenzado, este material es conocido por su gran versatilidad, resistencia y durabilidad, siendo posible reutilizarlo muchas veces en la producción de nuevos productos. De esta forma, en nuestro catálogo podrás encontrar todo tipo de bolsas, sacos, fundas y toldos de rafia.